14 abr. 2010

Queridos/as amigos/as lectores/as asiduos/as y seguidores/as o casuales/as? de mi blog.

Bueno, pues este post va a ir dirigido a aquellos/as interesados/as en el cambio lingüístico forzado y los/as pretenciosos/as que quieren imponérnoslo a los/las que somos contrarios/as. Perdón si no pongo el femenino primero, es una mala y machista costumbre.

Voy a dejar ya de poner los dos géneros siempre porque, supongo, estaréis tan cansados de leerlos como yo de ponerlos. Pues bien, en el País Vasco y Cataluña (ains, mira que siempre las dos mismas...) se han aprobado leyes autonómicas para que todos los textos oficiales, todos, obligatoriamente, tengan que salir así. Lo que hacen algunos por los votos ¿verdad? Y es que éste es el gran problema de las lenguas: siempre están subyugadas a un gobierno político y, si se me permite, en este país como en pocos sitios más. Ya no es sólo que un político te diga la lengua que tienes que hablar (no hago referencia a ningún caso concreto, esto sucede en todos lados, no nos creamos el ombligo del mundo) sino que además te dice cómo tienes que hablarla. ¿Por qué no dejamos que cada uno actúe en su campo?

Los que defienden esta postura enarbolan la palabra del feminismo para reclamar el derecho de la mujer de ser nombrada siempre y eliminar el ignominioso masculino genérico de la lengua española. Yo no creo que esto sea feminismo. El feminismo es algo serio y respetable, esto es una radicalización absurda. Este movimiento fue una gran revolución social que consiguió grandes logros, y que aún hoy existe, por supuesto, con muchísima fuerza. Si existe es porque sigue teniendo cosas que reclamar para la igualdad entre hombres y mujeres, y así es: salarios iguales a los de los hombres lo primero, que no despidan a mujeres embarazadas también, que ellas tengan tan fácil ascender como los hombres, que éstos colaboren al 50% en las tareas domésticas y en la crianza de los hijos... y supongo que muchas cosas más que desconozco. Esto es el feminismo, o al menos la idea que yo me hago de él.

El gran error es que equiparan el sexo con el género. El sexo es para las personas y animales, el género es para las palabras. El género no pretende representar la realidad, en ningún caso ni en ninguna lengua, de forma exacta. Así, evidentemente, ni la luna tiene sexo femenino, ni el sol tiene sexo masculino. De hecho, en gaélico escocés la palabra "mujer" es neutra, así como "niña" en eslovaco, supongo que ningún gaélico ni eslovaco-parlante duda acerca de la feminidad de estas criaturas. Aunque todo esto parece muy lógico y evidente hay gente que no lo comprende, o creo que más bien no quieren comprenderlo.

¿Deberían las eslovacas y las gaélico-parlantes exigir que esas palabras pasaran al género femenino? ¿Y a quién deberían exigírselo? ¿A los políticos? ¿A los lingüistas? Evidentemente los primeros son más fáciles de convencer (y de sobornar con votos). Creo que no se ha dado ningún caso en estos países de que tal cosa ocurra. Al parecer, un tercer género abre la mente además de hacer más rica la morfología de una lengua.

El uso de la palabra "género" como eufemismo de "sexo" es en español un anglicismo. En la puritana y conservadora sociedad estadounidense (que sí, que habrá de todo) empezó a verse mal que una palabra tan fea como sexo, que significaba otras cosas y que además estas otras cosas eran pecado, se utilizara para distinguir a hombres (varones, ¿no?) y mujeres. Entonces buscaron el eufemismo perfecto en la lingüística, más concretamente en la lexicología o la morfología, y comenzaron a usar el término "gender" como sustituto de "sex". Así ha acabado llegando hasta nosotros, con una fuerza y un tirón insospechados.

El español de hoy día no es más que un latín evolucionado tras siglos de transmitirse de padres a hijos. En latín había tres géneros: masculino, femenino y neutro. Sólo como inciso: creo que los romanos eran sólo hombres y mujeres, no había personas neutras. Al pasar el tiempo el género neutro se acabó solapando con el masculino en la mayoría de las palabras. Así, el español de hoy día tiene dos géneros, uno llamado masculino, usado (y esto lo han decidido sus hablantes, todos, personos y personas) para personas, animales y cosas, y otro femenino, usado igualmente para personas, animales y cosas. El género neutro quedó relegado a un artículo "lo" (que es maravilloso) y una serie de pronombres "esto, eso, aquello" y "ello", creo que esto es todo. El uso de un género u otro no se explica según la sociedad, se explica simplemente mediante un proceso de evolución fonética y morfológica histórico o lo que siempre se mantuvo desde el latín.

Debo reseñar que, a lo largo de la historia, la lengua MATERNA (anda, ¿y por qué no paterna? ¡¡qué delito social!!) la han pasado a sus hijos precisamente las madres, que eran quienes enseñaban a sus hijos a defenderse en el mundo. Así que el hecho de que el masculino genérico no se perdiera se debe a esas miles de amantes madres que enseñaban a su descendencia a usarlo.

¿Vamos a enseñar a nuestros hijos a hablar así? ¿De verdad es deseable? ¿Llegará el momento en que la profesora diga "niños al patio" y sólo los de sexo masculino salgan?

Tengo que remarcar una última cosa. Si os habéis fijado, los hombres podemos ser dentistas, periodistas, colegas, autodidactas, pederastas (ojalá no fuera así, pero hay tantos curas en el mundo...), entusiastas, gimnastas, la repera, personas, la caña... y todos ellos terminan en "a" (que es al fin y al cabo el quid de la cuestión, una letra, mejor dicho, un fonema, o incluso mejor dicho, un sonido [a] por [o]). Yo, como hombre, varón, macho, persono, o como tenga que llamarme que sea políticamente correcto, estoy muy contento de ser colega de mis colegas, autodidacta en portugués, de ser un entusiasta y todo lo demás, así que no quiero pasar a ser colego, persono o autodidacto.

En fin, siempre he estado en defensa de la naturalidad y espontaneidad, que son dos características innatas a la verdadera lengua. Si ésta tiene que cambiar hacia algo más "socialmente correcto" ya lo hará ella solita, no hay que obligarla.

3 comentarios:

  1. Bueno bueno bueno... ahora sí, voy a hacer un comentario de los buenos, de aquellos profundos y que abren debates, de los que crean un hilo de comentarios interminables, de los que convierten esta entrada de blog en un foro abierto al intercambio libre de ideas...

    Pues bien, empecemos... coge la "a", coge la "o" y se las metes por el ano a esas supuestas feministas.

    :D

    ResponderEliminar
  2. Me abrumas con tu profundidad... :P

    ResponderEliminar
  3. no me puedo creer que me olvidase de leer éste!
    ésto es pa enviárselo a más de uno, ¡que puede ser que no sepan esas cosas bêrn!

    ResponderEliminar